Ami Bondía. Experta en Marca Personal
Pasión, esfuerzo, ilusión y alegría. Estos son los principios que encontramos nada más adentrarnos en la web de Ami Bondía. Doctora en periodismo con inteligencia emocional, esta experta en marca personal se identifica con “la escuela de los que persiguen sus sueños y los cumplen”. Tras años de intentos, en 2006 se convirtió en la Responsable de Prensa del cantante Alejandro Sanz y eso le dio no solo la posibilidad de trabajar en lo que deseaba, sino además los mimbres para escribir Un café con Chan. Cómo cumplir sueños con Personal Branding que en 2016 recibió el premio Círculo Rojo al mejor libro de crecimiento personal. Su propuesta gira en torno a una convicción: “con esfuerzo, paciencia y confianza, todo puede conseguirse”.

Entrevista realizada por Rocío Celis, Radio El Día

¿Qué es la marca personal?
Yo la definiría como la estrategia para descubrir el talento y el valor diferencial que cada persona tiene, y aprender a comunicarlo de una forma efectiva con el objetivo de poder alcanzar las metas o los sueños que nos marquemos. Esta es la definición que me gusta. Aunque también podemos decir que es el recuerdo que dejas en la mente de los demás. Cuanto más positivo sea, más oportunidades buenas te van a llegar.

¿Usted diferenciaría entre marca personal y marca profesional?
Yo no. En esto hay distintas opiniones, pero yo creo que no hay diferencia entre una cosa y la otra porque al final, la persona es la misma. Aquí el objetivo es la pasión, dedicarte a un tema que te guste, dar lo mejor de ti… Y esto solo ocurre cuando hay una conexión entre todos los factores de tu vida, es decir, lo personal y lo profesional tienen que estar unidos. Una persona es todo y el trabajo debe ser una manera de realización, por eso yo no diferencio.

“Tenemos que saber trabajar nuestra mejor versión basada en la autenticidad, en la verdad y en lo que nosotros somos”

¿La marca personal nace? ¿Se hace?
La marca personal “somos”. Nacemos ya de una manera, conforme crecemos vamos cambiando y eso es lo que debe reflejar nuestra marca personal. Pero efectivamente decimos “trabajar” porque muchas veces no sabemos mostrar al mundo lo mejor de nosotros. Siempre explico que la marca personal es como estar en un escenario en el que el foco alumbra las fortalezas, lo bueno que tenemos. Por supuesto, tenemos debilidades y amenazas, pero vamos a poner el foco en esas fortalezas. Entonces, a la hora de visibilizar nuestra marca personal, hay que saber trabajarla con estrategias para comunicar al mundo nuestra mejor versión basada en la autenticidad, en la verdad y en lo que nosotros somos.

¿Cómo se descubre el propio talento?
La primera fase de construcción de la marca personal es el autoconocimiento. Ahí están los talentos. Es descubrir en qué soy bueno y a la vez me apasiona. Y este trabajo de autoconocimiento normalmente es el que más nos cuesta, por dos razones. Por un lado, porque en nuestro sistema de educación no se ha fomentado la reflexión, dedicar un tiempo a descubrir qué quiero en la vida, qué me hace feliz…, con lo cual, tenemos este déficit educativo. Y por otro lado, el mundo va muy rápido -nunca hay tiempo-, y a veces también pasa que nos da miedo porque lo que podemos encontrar al mirar hacia dentro, a lo mejor, no nos gusta. De esa vocecita interior (“no me gusta el trabajo que tienes”, “no me gusta la pareja que tienes…”) surgen las crisis porque hay incoherencia entre lo que sientes y lo que estás haciendo. Para descubrir los talentos hay que trabajar mucho este autoconocimiento. Cuando estuve participando en FOROE, una persona joven comentó: “no sé lo que me gusta”, y bueno, es lo normal. Lo que pasa es que es muy importante dedicar el tiempo que sea necesario a descubrirlo porque no responder a esta pregunta significa que vas dando palos de ciego por la vida. ¿Qué puedo hacer? Hay dos caminos. Probar cosas, experimentar… Los talentos son subterráneos, así que para descubrirlos necesitas hacer cosas, descubrir qué te gusta y lo que es un hobby puede pasar a ser un camino profesional. También ocurre que nosotros no vemos nuestros talentos y otras personas sí. Entonces, podemos preguntar a quienes nos rodean: “¿en qué crees que soy bueno? ¿en qué me pedirías ayuda?”. A veces, escuchando alrededor también podemos dar con nuestros talentos.

En su libro Un café con Chan nos ha contado cómo persiguió su sueño con ahínco hasta alcanzarlo (ser la responsable de prensa de Alejandro Sanz). ¿Qué aprendió de aquella experiencia que sea aplicable al mundo del personal branding?
Ese fue un sueño de diez años en el que con pequeñitas metas me fui acercando poco a poco a la gran meta. Luego me di cuenta que yo había trabajado la marca personal de forma inconsciente, como muchas personas. O sea, cumplimos nuestros sueños de forma inconsciente, pero cuando los analizamos desde fuera te das cuenta que cada paso tenía una razón de ser y cada uno fue necesario para llegar a la siguiente etapa. Lo que te dice la marca personal es: vamos a racionalizar este proceso y a establecer las pautas para que tú sepas cuál es el siguiente paso que tienes que dar. Así, vas a conseguir ir más deprisa y ahorrarte la incertidumbre. Lo que aprendí de mi experiencia es que la marca personal tiene un patrón que es reproducible y que aplicándolo a distintos contextos y metas, funciona. Este fue el mayor aprendizaje.

“Si no somos capaces de comunicar nuestro sueño,
no haremos visible el talento”

¿Y de qué manera se construye la marca personal?
Son tres fases. La primera -que he comentado antes-, el autoconocimiento (“¿qué quiero en la vida” “¿qué me hace feliz?”). Aquí hablamos del mundo de las emociones, del corazón. Pero para que los sueños se cumplan es necesario darle razones. Hay que coger el sueño y llevarlo a la tierra, convertirlo en algo real. Para esto hay que establecer un plan de acción con pequeñas metas a corto y medio plazo. Por ejemplo, “¿qué personas debo conocer que me pueden ayudar a llegar a mi objetivo?” ¿Qué debo estudiar?” “¿Qué experiencias debo ir teniendo?”… Este es el segundo paso. Y cuando ya sabemos qué queremos y cómo conseguirlo es el momento de comunicarlo. Si no somos capaces de comunicar nuestro sueño, no haremos visible el talento y la persona que pueda darnos la oportunidad ni siquiera sabrá que estamos interesados.

¿Cómo comunicamos entonces el talento y el deseo que tenemos de alcanzar lo que anhelamos?
A través de dos canales. En el mundo online es importante tener una web personal –pepitoperez.com-. Cuando alguien quiere saber algo de nosotros lo primero que hace es poner nuestro nombre en google y si tenemos el dominio comprado podemos controlar la información sobre nosotros. Hay que pensar que el 90% de los reclutadores e inversores te buscan en Internet y si no les gusta lo que aparece, te descartan del proceso. Y también están las redes sociales. Cada una se trabaja de distinta manera. Lo que nos interesa es que lo que proyectamos a través de ellas aporte valor a la sociedad o a esa empresa en la que soñamos trabajar. Ahí está el arte de saber qué fotos colgar o qué comentarios poner -y si tenemos dudas, mejor no ponerlos-. Y por otro lado está la comunicación offline, el cara a cara de toda la vida. Hay que saber comunicar verbalmente, ser claro y conciso a la hora de expresar lo que queremos y qué aportamos de valor. Esto es verbalizar tu marca personal. Y luego, habría que cuidar también la parte no verbal que es el 70% de la eficacia de un discurso. Hay que comunicar con pasión. Por eso, la marca personal no se puede construir sobre un tema laboral que no nos apasione.

Dice usted que en esto de los sueños, la cosa está en trabajarlos. Sin embargo, hay sueños que aun así se resisten, ¿no cree?
Bueno, hay cosas similares que no son sueños, caprichos o cosas que en un determinado momento nos gustan, pero no tanto como para dedicarles tu vida. Unas veces les llamamos sueños, y no lo son tanto. Y otras veces lo que ocurre es que el sacrificio que implica un sueño no nos compensa, por ejemplo, si me supone que la balanza entre lo personal y lo profesional se desequilibre totalmente. La gente que he visto cerca, la gente de éxito con la que he trabajado es gente que ha conseguido cosas muy complicadas, pero detrás hay un sacrificio -muchas veces personal- difícil de gestionar y que no todo el mundo está dispuesto a llevar a cabo. Quiero pensar que los sueños se pueden cumplir, pero a veces no nos interesan.

¿Qué le parece más difícil, construir la marca personal o mantenerla?
Creo que construirla. El problema es que no sabemos cómo hacerlo, pero una vez lo sabemos, es ponerte a ello. Conocer esos pasos que hemos estado hablando y empezar a aplicarlos, y te das cuenta de cómo funcionan y lo que consigues. Yo lo estoy aplicando a mi vida y lo veo en las personas con las que he trabajado, ves las cosas que se consiguen tan positivas. Una vez lo consigues, ya no dejas de hacerlo porque te das cuenta que es maravilloso, no solo por los retos profesionales sino por lo realizado que uno se siente. Estás conectando tu ser con lo que haces, con lo cual, mantener la marca es fácil porque a algo nuevo no se puede renunciar. Construirla, sin embargo, sería más complicado.

A continuación tienes la conferencia de Ami Bondía celebrada el 12 de febrero de 2019 en el Espacio Cultural de Cajacanarias en S/C de Tenerife:

boton_video